sábado, febrero 10, 2007

Drunk Sincerity (La sinceridad del borracho)


Parece ser que ayer no interprete del todo bien mis propios sentimientos. Pensaba que tenía el día violento, pero fue juntarme con mis amigos y afloró el (puto) oso amoroso que llevo dentro. Las ganas irrefrenables de matar se vieron sustituidas por una necesidad insana de abrazar, besar y "hacer el conejito" a todo aquel que me robeaba. Todo esto, además, se vio potenciado por los 15 chatos de vino que me meti entre pecho y espalda; asi que los "te quieros" salían de mi boca sin control. Pese a mis esfuerzos para fabricar una coraza de sarcasmo e hijoputismo, no pude evitar la "sinceridad del borracho". Mi subconsciente esta lleno de amor que pugna por salir (y ser correspondido). Y a estas alturas, me la suda. Vamos a llamar a las cosas por su nombre. Hay un nuevo Jose*Pa en la ciudad, y es un tipo de lo más cariñoso ( a ver cuanto dura).

2 comentarios:

Veneguera dijo...

jejejejejeje...no fue tan terrible...sólo un poco pegajoso y, bueno sí, unos cuantos más tequieros de lo habitual...pero no te preocupes, no llegaste a ser tan patético como el del video jejejeje

Anónimo dijo...

la verdad es que es muy de tu estilo.Cuando he visto a un hombre salir de un corazon luminoso no me habria estrañado que fueses tu enfundado en unos pantalones ajustados y un chaleco hortera,que te podria dejar julito por ejemplo,amooooooooooooooooor.mis saludos a josepamooooooooooooor